FacebookTwitterLinkedin

Ecografía

Peripheral nerves injury are not life threatening but may have debilitating consequences
for the patients involved,changing the quality of life, limited function and causing chronic
neuropathic pain. Trauma and surgery have been most common cause of nerve damage.
The prevalence of posttraumatic sciatic nerve injury after pelvic trauma has been reported
as high as 30 %, peroneal nerve injury after knee luxation up to 25%, brachial plexus branches
injury after shoulder surgery around 5%. Nerve injury associated with peripheral nerve
block have been very rare and estimated as more than 1/1.000 but less than < 1/1000 and
recent metanalysis by Liu and colleagues did not show that the numbers has changed in
the era of ultrasound 1. It has been further calculated that 70 000 patients per group would
be required to show 50% reduction in nerve injury since ultrasound guided block has been
implemented.

Regístrese para leer más...

El diafragma es el principal músculo respiratorio 1, 2. Está inervado por el nervio frénico.
Contribuye a generar el 75% del volumen corriente en la respiración tranquila. Sin embargo,
en la respiración forzada, este porcentaje se reduce por entrada en acción de la musculatura
extrínseca, por más que el trabajo realizado por el diafragma también se hace máximo. El fallo
de un hemidiafragma en un paciente sano apenas genera problemas en la respiración tranquila,
pero supone disnea en caso de esfuerzo físico. El 6-7% de la población normal presenta
alteraciones de la movilidad de un hemidiafragma 2.
La valoración de la función diafragmática ha sido clásicamente poco considerada, debido
a la dificultad de su exploración.

Regístrese para leer más...

El músculo cuadrado lumbar forma parte de la pared abdominal posterior y está situado
dorsal al músculo iliopsoas. Tiene su origen en el ligamento iliolumbar, en el tercio medial de
la cresta ilíaca, y se inserta en el ápice de las apófisis transversas de las primeras cuatro vértebras
lumbares (L1-L4) y en el borde inferior de la duodécima costilla (T12).
Los ramos ventrales de los nervios espinales (incluyendo los nervios subcostal y el iliohipogástrico)
discurren entre el músculo cuadrado lumbar y su fascia anterior.
El músculo cuadrado lumbar está rodeado por una fascia fibrosa gruesa llamada fascia
toracolumbar (FTL), la cual es hiperecogénica. La fascia transversalis, que envuelve al músculo
transverso abdominal, se continua posterior y medialmente con la capa anterior de la TLF,
cubriendo la pared anterior del músculo cuadrado lumbar.

Regístrese para leer más...

La pared torácica está involucrada en muchos procedimientos de cirugía torácica, digestiva
o de la mama. Junto al tratamiento analgésico sistémico, los bloqueos de los nervios periféricos
de la pared torácica desempeñan un importante papel en el control del dolor agudo
intraoperatorio y postoperatorio, así como en las opciones terapéuticas para el dolor crónico.
La inervación de la pared torácica proviene de los 12 pares de nervios espinales torácicos
que se dividen en ramos anteriores y posteriores en cuanto salen por el agujero de conjunción.
Los ramos anteriores de T1-T11 forman los nervios intercostales que discurren a lo largo
de los espacios homónimos. Además de los nervios intercostales, también dan lugar a los
ramos comunicantes, que conectan el nervio intercostal a la cadena simpática previo a su
salida por el agujero de conjunción. Los ramos posteriores se dirigen hacia atrás para inervar
las articulaciones región paravertebral.

Regístrese para leer más...

La inervación de la zona craneofacial y del cuello es subsidiaria de varias terminaciones
nerviosas, por lo que nos centraremos en las más relevantes y accesibles ecográficamente.
El bloqueo de estos nervios se ha realizado clásicamente mediante técnica a ciegas, basada
en referencias anatómicas. Recientemente, se ha incorporado el empleo de los ultrasonidos
con la intención de optimizar la precisión de la localización y aumentar la tasa de éxito del
bloqueo. En general, se trata de nervios de pequeño calibre, que en muchas ocasiones no son
distinguibles con los ecógrafos disponibles para los anestesiólogos en quirófano; sin embargo
podemos encontrar referencias anatómicas que nos guíen la localización de los mismos,
como estructuras vasculares u óseas.

Regístrese para leer más...